El tríptico es el material impreso que está dividido en tres partes con la finalidad de que la información que contiene no se mezcle.

Comúnmente, un tríptico se hace con una hoja tamaño carta (con unas dimensiones de 216 x 279 mm), que se divide en seis franjas verticales, que a su vez se dividen en: Portada, Introducción, Desarrollo, Conclusión y Contacto.

Los trípticos tienen tres tipos principales:



  1. Publicitarios
  2. Informativos
  3. Artísticos

Para estos tres casos existen distintos tipos de herramientas que pueden facilitar la tarea de edición, como:



  1. Photoshop
  2. Canva
  3. Publisher
  4. Power point
  5. Pages en iOS

Un tríptico debe divulgar información sobre algún contenido que queramos difundir, puede ser informar sobre la función de algunos productos o ampliar conocimientos sobre una exposición o negocio.

El tríptico se ha constituido como una herramienta muy básica y funcional para la realización de un material de apoyo en todo tipo de trabajos de publicidad.

A la hora de elaborar un tríptico, lo primero que debemos preguntarnos es: ¿A quién va dirigido? ¿Qué idea es la que quiero que llegue a mis posibles clientes?

Éstas y otras preguntas han de ser contestadas, y una vez creado el concepto y la idea, podrá pasarse a diseñar el formato físico del tríptico.

Al momento de imprimir, el diseño tiene que estar pensado para estar de acuerdo con la actividad de la empresa (de nada sirve hacer un tríptico con un fondo campestre si lo que queremos en publicitar un coche), y en comunión con el espíritu y la filosofía de la empresa. Esta es tu oportunidad para explicar gráficamente lo que a todos nos gustaría decir de nuestra empresa, cosas como: “mi empresa cumple con lo prometido y además con una calidad excepcional”, pues podemos plasmar ese tipo de ideas según el estilo que queramos darle.


Quizá te interese: Cómo hacer un anuncio efectivo